fbpx

El buen profesor de teatro

Ahora que llega septiembre, muchos futuros actores y actrices deciden comenzar su formación artística y para ello, ansían encontrarse al mejor maestro posible. Alguien que desde su vasta experiencia les pueda guiar y les de las mejores alas para volar en este difícil y cambiante mundo de las artes escénicas y visuales. Porque ell@s saben, igual que tú y yo, que mal maestro es como un mal médico, el mal que puede generar es terrible.

Llevo estudiando y aprendiendo en academias, centros formativos, etc. desde que tengo uso de razón, y como maestro de actores llevo trabajando más de 10 años. Eso me da una visión muy amplia de qué cosas ayudan y cuales perjudican al alumno. Porque lo he vivido como estudiante que sentía poco apoyado por el profesor, en muchos momentos, y también he visto cuando he fallado (la he cagado) con alguien por la razón que sea. Y eso me ha ido refinando el olfato pedagógico cada vez más, hasta formarme un criterio creo que muy valido para mi propio trabajo de actor como cuando soy docente. Este criterio lo he basado en cuatro puntos fundamentales, cuatro pilares sin los cuales la calidad del profesor siempre empieza a cojear.

A continuación te los expongo:

 

Tiene buena escucha

Es la primera cualidad que considero esencial, imprescindible para un buen profesor. El gran mérito de la enseñanza SIEMPRE se asienta en la relación profesor-alumno, una relación donde el alumno se siente visto, escuchado y valorado. Si esto no se da, si el profesor se coloca en el centro de todo el proceso de aprendizaje, el alumno se sentirá excluido y dejará de mostrar interés.  Un gran maestro habla poco y escucha mucho, pone el foco en el alumno, en lo que puede aprender de él. Si en cambio se dedicara a soltar la teoría y ni se fija en la reacción de los alumnos, habrá demostrado que lo que le importa no es el proceso de aprendizaje, si no que los demás solo se dediquen a prestar atención. Lo que viene siendo «adorar al ego».

Está en activo como artista

Esto es fácil. Un profesor de interpretación tiene que actuar o dirigir actores, no hay otra. Stanislavsky fue actor y director, Straberg fue actor y director, Sanford Meisner fue actor y director, Utah Hagen fue actriz, Stella Adler, fue actriz.
¿Por qué crees que todos los grandes maestros fueron actores? Porque practicaban lo que enseñaban. Porque sabían lo que podía servir y lo que impedía el trabajo.

Os pongo un ejemplo. ¿Quien puede enseñar a un novato a manejarse en un rodaje de una serie de televisión diaria tipo «Amar es para siempre»? ¿Alguien que no ha tocado nunca una cámara o quien si? Solo alguien que trabaja en un plató de cine o televisión está capacitado para enseñar a un novato cómo manejarse en un rodaje. Q

Práctica lo que predica

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

Reconoce sus errores

En mi vida he estudiado en muchas escuelas muy caras y también he estudiado Arte Dramático en centros oficiales, y siempre me he dado cuenta que los mejores profesores eran los que en un momento dado reconocían que se habían equivocado. Esto no suele suceder mucho, por desgracia, pero tiene mucho valor para mí al menos, porque me demuestra que un profesor ha priorizado mi enseñanza por encima de querer quedar bien.

Nadie es perfecto, eso lo tenemos todos muy claro. Entonces; ¿qué valor tiene seguir demostrando que es verdad algo que se puede demostrar que no?